Maximiliano Rodríguez Vecino

Soy Maxi, para los que me conocen.

Mi pasión desenfrenada por la lectura me llevó al atrevimiento de la escritura de manera autodidacta. En esa época vivía en Las Palmas de Gran Canaria y decidí realizar algunos talleres de narrativa y poesía para conocer de cerca las técnicas de un escritor ‘de verdad’.

Esta locura de contar historias se ha combinado con mi profesión: soy sanitario en un hospital de Barcelona. Las interminables guardias, las horas de insomnio velando por la salud de los pacientes, hacían que surgieran historias en mi cabeza.

En cierto modo, El último combatiente, mi primera novela, nació entre batas de enfermeros, madrugadas de paredes blancas y horas robadas al sueño. Un sueño robado y devuelto en forma de libro que hace que lo onírico sea una realidad.

Ahora estoy inmerso en otro proyecto literario, que ha sido galardonado con la beca de escritura Montserrat Roig, concedida por el Instituto de Cultura de Barcelona, dentro del programa Barcelona Ciudad de la Literatura Unesco.

Aquí estoy y les doy la bienvenida a mi mundo, si desean compartirlo, por supuesto.