Juan Estévez ganó el Premio Nacional de Literatura 2016 (Uruguay). El título de la obra, Entusiasmo sublime, despertó en mí una curiosidad tremenda, ya que es una frase del himno que siempre me conmovió. Buscando más sobre el autor descubrí que era su primera novela y me empeciné en leerla. La expectativa fue grande, debido a que tuve que esperar varios meses a que viniera en la valija de alguien de Uruguay. Afortunadamente, Maida, supo saciar mi inquietud y en forma de regalo me la entregó en Barcelona. Como tenía unas cuantas lecturas pendientes se postergó unos meses, pero hace unos días en un viaje a Gran Canaria me acompañó desde el abrochar del cinturón hasta el aterrizaje. Me acompañó entre mates y familia. Me acompañó en el regreso a casa y a mis responsabilidades. Me acompañó para quedarse y ganar un lugar en mi biblioteca.

La novela se desarrolla a mediados de los 70 en plena dictadura cívica militar uruguaya. El hilo conductor de la trama es Iván, hijo de una prostituta, hijo de la miseria de un país que tenía dos bandos. El personaje central no solo tontea con los anarquistas, sino que además se alista en el ejército y nos enseña de una manera muy cruda lo que pasaba fuera de Montevideo. La prosa del autor es tan persuasiva que logra transportar al lector a esa época gris. Digo gris porque me dejó entre lo blanco y lo negro. Quizás la mayor virtud de Juan Estévez es haber escrito una novela sin entrar en el enfoque de ninguna ideología y a la vez enseñarnos que existió otro bando que tuvo que sobrevivir al olvido de autoridades que miraban su ombligo.

Más allá de que esté ambientada en una época jodida, tiene dosis de humor que hacen reír a unos personajes que la están pasando canutas. Personajes del extrarradio que deambulan entre cuarteles, prostitutas y las órdenes de sus superiores. Hay bandas míticas de rocanrol que le dan música en inglés a una derrota por falta de diálogo. Y sí, también tiene fútbol del interior. Claro, el fútbol del pueblo. Pero también tiene a los que jugaron y se divirtieron torturando el interior de un pueblo que continúa hablando de fútbol.

El creador de Iván tardó siete años en terminar el libro y lo escribió encima de la motocicleta. Juan Estévez es un motociclista que no le gustan que lo llamen escritor porque es periodista. A su chaqueta de cuero la paseó por todo Uruguay y por otros rincones de Sudamérica. Las letras de Entusiasmo sublime son el grito de los que buscaban libertad, pero se pudrieron en silencio.

Maximiliano Rodríguez Vecino

Nº de páginas:304
Editorial:ALREVES
Idioma:CASTELLANO
Encuadernación:Tapa blanda
ISBN:9788417077846
Año de edición:2019

Sinopsis

Barcelona. La noche del 25 de octubre de 1992, la vida de Miguel Montero, un chico de doce años, cambiará para siempre. Veintiséis años después, las heridas siguen abiertas porque el pasado nos convierte en lo que somos. Barcelona. Primavera del 2018. Sara, Simón y Pablo, con muchos motivos para no mirar hacia atrás y muy pocos para seguir adelante, recorrerán la ciudad en busca de respuestas a las inexplicables desapariciones de mujeres que nada tienen en común; ni la edad, ni la profesión, ni siquiera sus trayectorias vitales coinciden, hermanadas, sin embargo, en un trágico destino. Sara, una policía expedientada, a la espera de conocer su sanción, encontrará en esta búsqueda un motivo para probarse a sí misma, pero ello conllevará consecuencias: descubrir una realidad terrible que se esconde a la vista de todos. Porque hay personas a las que nadie echa de menos, a las que nadie busca y que, allí donde estén, esperan ser halladas. Basada en hechos reales, los protagonistas de esta historia deberán asumir sus vidas para poder encarar el presente, porque la verdad es incómoda, y la mayoría preferimos mirar hacia otro lado, aunque eso no nos garantiza que deje de existir. En el 2017, figuraban en el sistema de Personas Desaparecidas y Restos Humanos sin identificar un total de 6.053 personas. A mediados del 2018, ya se había superado esa cifra. Una media de 38 al día.

Es el primer libro que leo de Graziella Moreno, aunque Invisibles es su cuarta novela. La escritora barcelonesa ya tiene en librerías Juegos de maldad (Grijalbo, 2015), El bosque de los inocentes (Grijalbo, 2016) y Flor seca (Alrevés, 2017): lecturas que tengo pendientes.

Después de mirar detenidamente la foto de la portada en la que aparecen dos hombres de espalda y una chica que mira su móvil, y los tres se dan la espalda entre sí, pensé que los tiros irían por ahí por más que la sinopsis insinúa otra cosa. Entonces comencé a darle vueltas: Sara, Simón y Pablo seguro que están enfrentados, pero el resumen dice otra cosa. ¿Sara, Simón y Pablo serán los de la portada? ¿Los tres dándole la espalda al lector? Quizá a su pasado, por eso que dice la sinopsis de no tener motivos de mirar hacia atrás. Para no seguir dándole vueltas al coco encendí la lámpara a las doce y me tumbé a leer.

A los que desaparecen sin dejar rastro y a los que renuncian a encontrarlos.

Tras la imagen y la cita quedé carburando.

Paso la página y dos bofetones: un extracto de Somewhere I Belong de Linkin Park y “¿De los desaparecidos y los muertos? ¿Cuál es la diferencia?”, de Juan Ramón Biedma.

De ahí en más el pedal del acelerador pegado al chasis. La aguja del velocímetro en una sola posición. Sí, en quinta y a fondo. Solo seis horas de lectura. Me dormí a las seis de la mañana. La autora aparte de no soltarme me pegó cachetazos toda la madrugada. Cachetazos a la conciencia. Cachetazos al alma. Es una novela ambientada en Barcelona. Pero la ciudad es lo de menos, por más que la retrata de forma magistral lo que realmente importa son los personajes. Protagonistas de carne y hueso. Personajes en un pozo oscuro. Protagonistas abrazados a un ancla. Personajes sumergidos en un foso de frustración, rabia, impotencia, pero siempre sin dejar de buscar oxígeno.

La supervivencia en un sistema triturador, a mi forma de entender, quizá sea uno de los engranajes de la trama. Aunque la obra se centra en la búsqueda de desaparecidas y en el sufrimiento de los que no tienen respuesta, Graziella Moreno, abre un abanico de subtramas que ventila la podredumbre a la perfección. Disecciona en cada capítulo la miseria de los ciudadanos “normales” como son Sara, Simón y Pablo. Y a su vez enseña que el éxito y la avaricia van de la mano para convertirse en un reverendo hijo de…

La intriga está presente en cada página. Incluso cuando se intuye quien o quienes son los malos no pude dejar de leer. Como dije antes, es una novela de personajes. Buenos y malos con sus fantasmas. Decir que Sara es una mujer con un carácter especial: una pólvora. Su hermano es Simón: un bibliotecario que puede hacer sangrar libros. Pablo carga con un pasado duro, como todos, y aunque es un exdrogadicto continúa peleando su batalla. Me asombró cómo trata las enfermedades psicológicas la escritora, sobre todo, el padre de Miguel y la manera de crear el ambiente perturbado del mismo.

Tampoco puedo olvidarme de lo muy bien construido que está el doctor Roca y de la crítica que realiza la autora con sus actos y comportamientos. Otro personaje sombrío es Carlos: el chulo a merced de su patrón para limpiar cagadas y que, muy en el fondo, tiene algo de luz. Y por último dejo a Lorena que enseña a la perfección lo que es cargar con el pasado, luchar con el presente y siempre regalando una sonrisa a sus clientes de la panadería: el reflejo de muchos obreros del país.

La crítica social está presente en todo momento. Pinceladas de racismo. La indiferencia por parte de las autoridades. La falta de presupuesto. El arte de los “buenos” abogados. La belleza, ¿qué buscamos cuando nos miramos al espejo? El poder desde el lado sucio. Los bajos fondos de Internet. Y calles, mucha calle. Calles que, como decía antes, hacen que Barcelona quede perfectamente retratada: polución, inseguridad, oscura, siniestra. Se podría decir que Barcelona es otro personaje, sí, como casi todos los de la novela. Porque si tengo que salvar a un personaje me quedo con la niña de la biblioteca, desde la inocencia y la incertidumbre, Graziella Moreno, es capaz de plasmar con la pequeña lo que vamos perdiendo cada día. La escritora cuando estaba llegando al final me fue levantando el pie del acelerador. Y por más que tomé las precauciones necesarias para no estamparme, ya que me coloqué el cinturón de seguridad, en mis oídos quedó pitando la explosión del airbag, y, lo que aún perdura, es la impotencia en mi esternón y el picor en los ojos de leer tanta amargura.

Maximiliano Rodríguez Vecino

Editorial Alrevés, 2017
ISBN: 978-84-17077-13-6
358 páginas.

La novela desde la primera letra no me soltó hasta la última. Sí, en solo dos días me leí el libro de 358 páginas que publicó la Editorial Alrevés. Un libro que se lee rápido pero que se piensa despacio, como dijera el autor. Un libro que tiene como protagonista al célebre Eladio Monroy, que con su cuerpo cascoteado por mil batallas continúa tirando manotazos para buscar la justica. Un libro que me enfrió el agua del mate unas cuantas veces y que, al finalizarlo, me dejó el paladar amargo: como me lo deja la yerba.

            Es una clásica novela hard boiled, pero no por clásica deja de ser potente. El autor nos sumerge poco a poco en su territorio natal y nos deja en los fosos más oscuros del existencialismo. Porque el prota nos pasea por los barrios de Las Palmas y por distintas ciudades de Gran Canaria para buscar a Elvira, la hija de su amigo Pepiño Frades. Aparecen los más íntimos de Eladio que le van echando una mano al exmarinero que navega en asfaltos. Diferencias de clases. Amistad. Rencor. Perdón. Impotencia. Y muchos temas más son tratados en este excelente libro que hay que leer para conocer las calles en las que vivimos, pero que no son siempre las que transitamos.

            Con pinceladas de sarcasmo, pero con piñas al mentón nos va dejando grogui hasta dejarnos en la esquina del cuadrilátero. Esta novela los hará escupir sangre, rabia y tristeza. Intentaran levantarse, aunque será imposible por las trompadas que les seguirá dando la historia. Y cuando ya estén en la lona, se darán cuenta de que la trama comenzó como una pirámide invertida, en la que Eladio Monroy estaba debajo del vértice y se fue adentrando, o mejor dicho, fue tirando de la cuerda hasta que se le cayó la realidad encima. Una realidad que enchastra de mierda a la hig class de la ciudad. Y Ravelo, fiel a su estilo, termina abriéndonos el cráneo y colocándonos bálsamos al dolor, para recordarnos que continuamos sobreviviendo en El peor de los tiempos.

Maximiliano Rodríguez Vecino

Fotos y opiniones:

View this post on Instagram

☔ ¡Buenas tardes! ☔ Hoy os traigo ~ RESEÑA ~ Gracias a @maxilector por confiar en mi #serialediciones . 📙 SINOPSIS 📙 Néstor Bandama toma el relevo de su padre en la extraña desaparición de británicos en Las Palmas de Gran Canaria, pero el caso se vuelve mediático después de encontrar por primera vez un cadáver en más de treinta años de búsqueda sin resultados. El inspector es un sabueso que no va a parar de escarbar hasta rasguñar los huesos en el subsuelo de la ciudad. También luchará contra sus miedos, y fiel a sus convicciones se adentrará en un mundo oscuro y peligroso como es la mente de un asesino en serie. Un mundo que por venganza es capaz de enterrar vivo el dolor de los que continúan buscando culpables, en una guerra que ha sepultado cientos de hombres, pero no el rencor de los derrotados. ~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~ 🖋️OPINIÓN PERSONAL 🤔 No se cómo explicaros lo que me ha fascinado esta historia!!! No la podéis dejar escapar, si como yo, sois amantes de un buen thriller policíaco con asesino en serie incluido (con lo que a mi me gustan). El autor tiene la capacidad de meterte en la trama como en una película, con un actor como protagonista como es el inspector Néstor Bandama: alcohólico, adicto al juego y al trabajo, y con graves crisis de ansiedad no parará hasta dar con el asesino. Tiene un ritmo muy ágil, con capítulos cortos y, hacia la mitad del libro me atrapado de tal manera que no he podido para de leer hasta el final, con un ritmo tan trepidante que se me ha contagiado hasta la ansiedad. Me parece mentira que sea su primera novela y lo haya hecho tan bien, estoy deseando volver a leerle. Me da mucha rabia que una novela así de buena no sea muy conocida, pero yo no me voy a cansar de recomendarla. . PUNTUACIÓN 🔟 de 🔟 #maxilector #leoycomparto #leoyrecomiendo #books #bookstagram #bookstagramespaña #novelapoliciaca #elultimocombatiente #booklover #bookphoto #thriller #laspalmas #dimeunlibro #novelarecomendada #autornovel #instabook #libros #reseñasdelibros

A post shared by 🌷Amelia Granados (@labibliotecadeamelia) on

View this post on Instagram

💖Hola lectores💖 Nueva reseña y nueva colaboración esta vez con @maxilector y su libro El último combatiente. Muchas gracias por hablarme de tu libro, me ha gustado. Serial ediciones. 💖 Néstor Bandama toma el relevo de su padre en la extraña desaparición de británicos en Las Palmas de Gran Canaria, pero el caso se vuelve mediático después de encontrar por primera vez un cadáver en más de treinta años de búsqueda sin resultados. El inspector es un sabueso que no va a parar de escarbar hasta rasguñar los huesos en el subsuelo de la ciudad. También luchará contra sus miedos, y fiel a sus convicciones se adentrará en un mundo oscuro y peligroso como es la mente de un asesino en serie. Un mundo que por venganza es capaz de enterrar vivo el dolor de los que continúan buscando culpables, en una guerra que ha sepultado cientos de hombres, pero no el rencor de los derrotados. 💖 Thriller donde un inspector de policía tiene que atrapar a un asesino en serie que lleva años actuando y nunca han conseguido dar con el. El protagonista Néstor Bandama es un policía al que le gusta mucho la bebida, el juego y tiene mala leche. Es una persona muy inestable y he de de reconocer que muchas veces me ha sacado de quicio pero también es una persona que cuando algo se le mete en la cabeza no para hasta conseguirlo cueste lo que cueste. La historia está bien escrita y bien contada, al principio es un pelín lenta pero no sé hace aburrida y cuando empieza la acción se pone muy interesante, tiene momentos que no te dan un respiro, sobre todo los últimos capítulos. De la trama perdonarme que no cuente más, no quiero desvelar nada, si os gusta el thriller y la novela policiaca seguro que os gusta. Tiene 225 páginas y se lee rápido. Le doy 💖💖💖 de 5. Felices lecturas. #elparaisodeloslibrosolvidados #elúltimocombatiente #maximilianorodriguezvecino #serialediciones #reseñas #colaboracion #bookstagram #books📚 #bookslove #bookstagramer #bookstagramespaña #leoycompartoloquemegusta #recomendandolibros #mejorconunlibro #leeresdeguapas #nosinmilibro #nodejesdeleer #adictaaloslibros #librosymaslibros #thrillerbooks #leeresvivirmás #leeresviajarsinequipaje

A post shared by Marta (@elparaisodeloslibrosolvidados) on

View this post on Instagram

Disculpa @maxilector por la tardanza 😔, pero… ¡¡¡ que pasada de novela🙂🙂🙂🙂!!!!!!!!! He estado enganchada desde la primera a la última página, no quería terminar el libro. La manera en la que está narrada y detallada hace que formes parte de esta trama desde la primera página. Es un buen libro con una historia increíble y brutal. Es inquietante pero al mismo tiempo muy adictiva, te hace estar en alerta continua esperando que será lo siguiente. Cada palabra, cada frase te invita a querer y saber más. Es un thriller policial impecable que bajo mi punto de vista, me encantaría verlo en serie o película, sería brutal. Respecto a Néstor Bandama, no considero como en otras opiniones que sea un cabrón, hijo de puta, etc. Creo que su personaje va más allá del juego y del alcohol. Durante toda la lectura he visto a un hombre con el alma rota por el dolor que le causaba la enfermedad de su madre y posteriormente por la muerte de sus padres, desahogando ese dolor en el alcohol y en el juego. Pero siempre fiel a sus principios, creencias y convicciones. Quizás esto es lo que le daba la fuerza para seguir adelante y encontrar a un asesino en serie que mantenía en jaque a toda la isla. Su conducta déspota y malhumorada en ocasiones hace que el personaje sea aún más interesante pero que como cualquier persona también tiene sentimientos y llora cuando hay dolor. Dolor que en el libro está reflejado y detallado algunas veces de forma sutil y en otras de manera más profunda, para mi ha sido una combinación perfecta. Desde luego, #elultimocombatiente se ha convertido en uno de mis libros favoritos. Pd: Néstor Bandama no puede morir como personaje porque acabe un libro, él debe continuar… y el segundo pa' cuando chacho??? #elviciodeleer #leertedavida #librosymaslibros #amoleer #pasionporleer #librorecomendado #livres #novelas #livres #bandamamola #nestorbandama #enganchadaaloslibros #books #pasionporlalectura #bookday #libros #librosqueenganchan #libro #leeresarte #book #lecturasquedanvida #lecturasqueenganchan #leoyrecomiendo #megustaleer #megustalalectura #lecturas #lectura #leerlo #nosinmislibros #jaimebeacouplire

A post shared by elviciodeleer (@elviciodeleer) on